Loading the Elevenlabs Text to Speech AudioNative Player...
Los bebés tienen diferentes patrones de sueño, estos cambian conforme nuestros hijos van creciendo, de esta forma se regulan sus ciclos de sueño.

¡Hola, padre novato! Si estás leyendo esto, significa que hay un bebé recién llegado a casa o estás a punto de darle la bienvenida y, como muchos de nosotros te preguntas cómo manejar esos misteriosos horarios en el sueño de tu bebé. No te preocupes, hermano, estás en el lugar correcto. Voy a contarte todo sobre los ciclos de sueño de tu pequeño en su primer año de vida, porque entenderlos es clave para su desarrollo y, sinceramente, para que tú también puedas descansar un poco más. Entremos en materia.

¿Cómo funciona el sueño de tu bebé?

Recuerda amigo, el sueño de tu bebé es como una montaña rusa en ese primer año: lleno de altos y bajos. Según los expertos de Stanford Medicine Children’s Health, los recién nacidos son básicamente pequeños koalas, durmiendo casi todo el día en segmentos cortitos. A medida que crecen, sus patrones de sueño evolucionan. Por eso, es crucial conocer las etapas para entender qué esperar y cómo actuar. Pero, ¿qué puedes esperar en su primer año de vida?

El viaje del sueño de tu bebé en su primer año.

Cada etapa de crecimiento de tu bebé representa cambios significativos. El sueño no es la excepción. Esto es lo que experimentará a lo largo de su primer año de vida de acuerdo a lo que indica la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas:

  • Primeras 6 semanas: Tu bebé está adaptándose a este mundo loco, así que su sueño es un poco caótico, pero normal. ¿Esos despertares frecuentes? Son totalmente esperados.
  • De la semana 6 a la 8: Aquí empiezas a ver algo de luz al final del túnel. Tu pequeño o pequeña comenzará a distinguir entre el día y la noche, lo que significa más sueño nocturno para ambos.
  • De los 3 a los 6 meses: Todo parece más claro. Tu bebé empezará a dormir por periodos más largos durante la noche, aunque todavía despertará 1 o 2 veces para comer.
  • De los 6 a los 8 meses: En este punto, la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas señala que tu bebé ya está aprendiendo a controlar su sueño. Eso significa menos interrupciones nocturnas para ti.
  • A partir de los 8 meses: Aquí, el sueño nocturno se vuelve mucho más regular, y tu bebé podría empezar a dormir esas ansiadas 6 horas seguidas.

 

Conocer esta información te ayudará sin duda a entender qué patrón de sueño está experimentando en este momento concreto de su crecimiento. Otro punto a considerar es que debes tomar en cuenta qué tan importante es para tu hija o hijo dormir adecuadamente.

La importancia del sueño en el crecimiento de tu bebé.

No es solo porque sí. Un buen sueño influye directamente en el desarrollo, comportamiento, y ánimo de tu bebé. Un estudio realizado por la Universidad de Illinois Urbana-Champaign encontró que el sueño afecta todo, desde el crecimiento físico hasta el estado de ánimo, todo gracias al trabajo tanto de la hormona de crecimiento, como el del cortisol. Ahora hablemos sobre algunos consejos específicos que le ayudarán a crear rutinas de sueño.

Consejos para mejorar y regularizar el sueño de tu pequeño.

Aquí van algunos tips de oro, que nos recomienda la Sociedad Argentina de Pediatría:

  • Establece una rutina: Baño relajante, un poco de música suave, y a la cama. Ayuda a tu bebé a entender cuándo es la hora de dormir.
  • Objetos de apego: Un osito o una mantita pueden hacer maravillas para que se sienta seguro y listo para dormir.

El sueño y el desarrollo del cerebro de tu bebé.

Mientras tu bebé duerme, su cerebro está trabajando a todo motor, reparando tejidos, eliminando toxinas y almacenando energía para todas las aventuras del día siguiente. La Sociedad Argentina de Pediatría señala que, la neuroplasticidad ocurre durante estos momentos de descanso, lo que significa que el sueño es fundamental para el aprendizaje y la memoria.

Un punto importante: ¿Dormir con tu bebé? Lo que necesitas saber.

La Academia Americana de Pediatría sugiere precaución aquí. Mejor que tu bebé duerma cerca, pero no en la misma cama, para evitar riesgos. Pero tenerlo cerca esos primeros meses es clave para su seguridad y tu tranquilidad.

Espero que este repaso te ayude a sentirte más preparado y menos solo en esta aventura de la paternidad. Nosotros, los papás, también necesitamos apoyarnos y compartir nuestros trucos y experiencias. Si este artículo te ha servido, compártelo con otros padres primerizos. Recuerda, estamos en esto juntos, ¡y tú lo estás haciendo genial!